24/05/2017

¿Qué sorpresa guarda esta mascarilla exfoliante?

¿La exfoliación es el secreto para una piel radiante? ¡Exacto! Siempre y cuando utilices el producto adecuado, claro. Te lo explicamos.

Enigma original: ¿Por qué al final del día la piel adquiere un tono grisáceo, las líneas se marcan y la tez en general tiene aspecto fatigado aunque lleves maquillaje? Lancôme ha investigado este problema y descubierto que las células muertas de la piel acumuladas transforman su textura y crean irregularidades. Esto afecta a la uniformidad de la tez y al aspecto del maquillaje.

La mejor manera de retirar las células muertas es utilizar un buen exfoliante. Sin embargo, en la práctica, esta técnica puede resultar demasiado abrasiva y aumentar la sensibilidad de la piel (y de su manto hidrolipídico), en lugar de limpiarla. Como efecto rebote, puede aumentar la secreción sebácea.

En su búsqueda de una manera eficiente de desintoxicar la piel sin alterar su efecto barrera, Lancôme ha desarrollado una tecnología nueva y exclusiva que, integrada en un exfoliante, permite que la piel tenga un aspecto regenerado y la sientas revitalizada.

Una mascarilla exfoliante, por supuesto. Pero, ¿cómo funciona? En primer lugar, se deja actuar en la piel el fresquísimo “gel de agua” durante tres minutos para hidratarla. Una vez que la piel vuelve a estar tersa y renovada gracias a la presencia de la glicerina (10 %), se activan las perlas de piel de limón y jojoba contenidas en la fórmula mediante un delicado masaje. Su ventaja añadida será una tez fresca, purificada y luminosa.

Energie de Vie Exfoliating Mask, Lancôme.

Nuestra selección de productos