17/05/2017

Tan fácil como el ABC. Tres pasos para desmaquillarte y lograr una piel maravillosa…

Hoy, sabemos la importancia de quitar el maquillaje para conservar la piel fresca y radiante. Sin embargo, puedes mejorar el resultado siguiendo la nueva rutina de tres pasos de Lancôme, que es rápida, eficaz y agradable a la vez e incorpora texturas ricas que te apasionarán. Esta es la guía de tres pasos.

Paso 1: Empieza por los ojos.

¿Por qué? Para evitar mancharte el rostro con los pigmentos más resistentes de la máscara y las sombras de ojos de larga duración.

¿Cuál es el mejor producto? El desmaquillante Bi-Facil Yeux que retira cualquier rastro de maquillaje sin irritar la delicada piel del contorno de los ojos ni deteriorar las frágiles fibras de las pestañas. Un producto imprescindible desde hace más de 20 años…
Bi-Facil Yeux, Lancôme.

Paso 2: Disuelve los pigmentos de la piel.

¿Por qué? Para evitar que los restos de barra de labios, polvos, blush o base taponen los poros de la piel.

¿Cuál es el mejor producto? Miel en Mousse, cuya fórmula es tan suave como la seda, tan ligera como una pluma, tan envolvente como un edredón y tan rica como un postre, se emulsiona con agua para atrapar las partículas pigmentadas en todo el rostro. En breve, un limpiador suave con un aroma divino que deja en la piel una inolvidable sensación de suavidad... ¡Resulta difícil no enamorarse de él!
Miel-en-Mousse, Lancôme.

Paso 3: Añade el toque final.

¿Por qué? Porque el tónico atrapará las partículas resistentes que puedan quedar y, al mismo tiempo, te hidratará y calmará la piel.

¿Cuál es el mejor producto? La loción Tonique Confort revigorizante, cuya fórmula con almendra y miel purifica con suavidad el rostro y le devuelve la tersura y el esplendor. Te encantará. Y tu piel te lo agradecerá.
Tonique Confort, Lancôme.

Nuestra selección de productos